El Mentidero

Un mirador en el desierto

El blog de la Compañía teatral del norte

Noticias, artículos, ensayos y más.

Corría el año 2003 cuando Sergio Galindo Sánchez, hijo de don Melitón y doña Josefina, cruzó la puerta de vidrio de la entrada del Centro Universitario de Teatro ese que está en la UNAM; iba, cuentan las malas lenguas, dizque a dirigir lo que en veces se llama la puesta en escena de titulación de la Generación 2000-2004.

Entre los primeros datos que saltan a la vista en el documento que da cuenta puntual de los resultados del trabajo realizado en 2021 por un equipo de 24 personas entre actores, personal administrativo y voluntarios, la Compañía Teatral del Norte, Asociación Civil, registra una afluencia de espectadores que alcanza los 4,768.

Estrenan: Crecer

El 5 de marzo pasado se estrenó en El Mentidero: Crecer, un espectáculo teatral para la primera infancia. Luego de varios años de preparación, interrumpido el proceso de ensayos por la pandemia, finalmente la más reciente producción de la Compañía Teatral del Norte bajo la batuta de la directora invitada Michelle Guerra, con la interpretación de la actriz Gabriela Ainza, levantó el telón para recibir especialmente al público de 1 a 5 años de edad.

La vida del maestro Sergio Galindo ha sido un ir y venir en varios sentidos. Nació en Hermosillo en 1951, pero se trasladó al entonces Distrito Federal a finales de los años sesenta no sólo para terminar de formarse académicamente sino para seguir su vocación: el teatro. Unos años más tarde, don Sergio decidió emprender el viaje de regreso a su tierra, desde donde ha dejado, ya, una estela imborrable en el teatro local y nacional; también, en su tierra, ha ejercido de infatigable agitador cultural. En este 2022 el maestro cumple 50 años de trayectoria, y aquí queremos celebrarlo…

Independientemente impertinente

Puedo decir, orgulloso, que desde que regresé hace cuatro años a la fecha, nuestra Compañía ha crecido exponencialmente en muchos sentidos. Somos hoy una agrupación de profesionales dedicados que ha cumplido el sueño de cualquier teatrero de tener su propio teatro: El Mentidero, totalmente equipado y funcional, un escenario móvil: La Cachetona, estructura administrativa, y otras tantas cosas. Y puedo presumir, todavía más orgulloso, que lo hemos hecho sin aventar codazos, como se acostumbra, tristemente en nuestro entorno y en todos los ámbitos.

Un teatro regional

Ya he dicho que un día me levanté para enterarme de que yo era "un autor regional". Y que por consecuencia el teatro que yo hacía era eso: "teatro regional". El adjetivo que así lo determinaba le imponía, al mismo tiempo, límites geográficos, aunque un tanto desdibujados.

Cómo conocí a mi padre

Mi pá siempre ha sido un hombre de teatro. Aunque su carrera como dramaturgo le ha valido múltiples reconocimientos, no pudiéramos hablar de ella si no se hubiera empeñado todos estos años en montar cada una de sus obras inmediatamente después de escribir el “oscuro”. Y montar implica dirigir, producir, actuar y muchas otras tareas. Todo eso lo hace porque no es un escritor de estudio, es un hombre de escenario, un hombre de teatro.

Así se ve desde mi butaca

Desde la experiencia de estos cinco años al frente de la Compañía, comparto al lector la realidad que vivimos día con día quienes nos dedicamos al arte en Sonora.